sábado, 12 de junio de 2010

Una historia triste

Hola chicos¡
Hoy voy a cambiar un poco el 'tono de mis palabras' y os contaré una historia triste....porque creo que a la persona que se la dedico, se lo merecía.

Conocí a Cristina la primera vez que iba a una Academia, para prepararme una asignatura. Estaba igual de perdida que yo, buscando el portal X de una calle de mi ciudad.
Ella se acercó a mí y me dijo: oye perdona, sabes cuál es la Academia X ? y yo le dije..pues lo mismo estoy buscando yo, así que busquemos juntas : ) . Lo primero que me dijo a continuación fue : ah¡ qué bien, ya tengo una nueva amiga¡¡¡ Y a mí eso me gustó. Me cayó bien desde el primer momento.
Así que, sin más, nos hicimos amigas. Yo estaba en una época en crisis con algunas personas, con lo cual, una amiga nueva me venía que ni pintado.

A partir de cierto mes, Cristina empezó a estar muy muy agobiada con la carrera, hasta tal punto que no dormía por las noches, y lo estaba pasando realmente mal, todo por culpa del puto estrés.
No sé si habréis estado alguna vez muy estresados, pero , os digo, que el estrés tiene un límite, no se puede vivir con tanto como ella tenía.

Yo reconozco que no me he librado de tener estrés nunca, pero lo sé controlar, cosa que he aprendido después de varios tropiezos. Esta chica no lo sabía controlar, y tanto estrés no le dejaba vivir.
En una ocasión yo le dije: Cris, me parece que así no puedes seguir viviendo, estás muy desquiciada, no puedes ni estudiar, ni dormir....O dejas la carrera durante un tiempo, o te lo tomas con más calma..pero desde luego, así, no puedes estar.....

La historia no es una historia bonita, ni quizá debería contárosla, pero es mi pequeño homenaje a una amiga que se fue, que ya no está en esta vida.

Tenía problemas de corazón, que no habían sido detectados a tiempo y tanto estrés le produjo lo peor : un paro cardiaco y un edema pulmonar que acabó con su vida.

Nuestra amistad era incipiente, pero yo veía que podía ir a más, y que teníamos ya muchas cosas que hacer.
Con esto, lo único que quería decir es que me esfuerzo cada día en acabar algo que ella no pudo hacer, y es acabar la carrera, no sólo por mí, sino también por ella ( aunque sea una gilipollez y suene a tontería ), me ha dado fuerzas para luchar por lo que ella tanto quería, y sobre todo, a relativizar mucho más todo, y relativizar las cosas, sobre todo los problemas.

Siento contaros esto, pero quería hacerlo....

4 comentarios:

Rafa dijo...

Como bien dices, una historia triste, pero también hermosa... el valor de la amistad que perdura más allá de la muerte y que rompe barreras físicas y temporale.

anahí martínez lópez dijo...

Hola Rafa¡

La verdad que si, la amistad verdadera es una gran cosa. Y hay pocos amigos que lo sean realmente.

Quería dedicarle unas palabras a ella en mi blog, creo que debía hacerlo, aunque es algo demasiado personal para escribir en un blog, pero bueno.

Gracias ¡¡

Carol dijo...

Sin duda un poquito de ella se quedo en las personas q le rodeaban.
Y eso fue una enseñanza.

¿Que es lo pasajero?
- Lo inevitable

¿Y lo definitivo?
-Las lecciones de lo inevitable.

(Paulo Coelho)

anahí martínez lópez dijo...

Carol¡

Pues si, la verdad que me acuerdo bastante de ella...

Realmente a mí me ha marcado bastante.

Todas las personas dejan huella en tu vida, incluso aquellas que te han hecho sufrir...Eso lo aprendi hace poco y es cierto.

Ella para mí era importante, ya que acababa de llegar a vivir a mi ciudad, y no conocía a gente aquí. Así que por eso, estaba pendiente de ella.

Un beso¡¡¡¡